*

Adolescente vivió dos meses con cadáver de su madre en La Molina

La hija de la asesinada confesó ante la policía que fue su pareja quien acabó con la vida de su madre adoptiva.
Referencial

Una adolescente de 14 años es acusada por el homicidio de su madre adoptiva y esconder su cadáver por dos meses en la vivienda que compartían en La Molina.
 
La menor, de iniciales E.T.N., confesó que su enamorado (F. L.H. de 16 años) cometió el crimen luego de que la víctima, Vylma Gabriela Niño de Guzmán de La Rosa (63), los encontrara en una de las habitaciones de su vivienda el pasado 11 de marzo.

El hecho salió a la luz luego de que la familia de la mujer perdiera contacto con ella desde principios de este año y recurrieran a la policía para intervenir la vivienda.

Efectivos de la Divincri descubrieron el cuerpo en descomposición que yacía en un cuarto del segundo piso de la casa ubicada en la avenida El Corregidor Mz. ‘O’, lote 10, en la urbanización ‘Los Girasoles’.

La acusada reveló que el día del homicidio aprovecho su ausencia de su madre para mantener relaciones con su pareja. Sin embargo, Niño de Guzmán regresó a su casa casi al mismo tiempo en el que el padre del joven.

“Él me dijo: ‘Mi papá está afuera y me está llamando al celular, tengo que salir’. Yo le dije que esperara, que mi madre estaba en casa. Fue en eso que ella subió a mi habitación y empezamos a discutir, porque no aceptaba mi relación con Fernando (quien seguía escondido)”, manifestó a la Policía, según citan medios locales.

"Mi mamá cogió un fierro de 60 cm. y empezó a golpearme. Mi enamorado me defendió, vi que sacó una mancuerna de su mochila con la que golpeó a mi mamá en el ojo izquierdo", agregó a la policía.

La adolescente también contó que durante los dos meses que convivió con el cadáver de su madre tuvo llevar una vida normal, salía con sus amigas, iba de compras e incluso compró un perro, todo con el dinero que accedió de la caja fuerte.

Asimismo para evitar que se sienta el olor del cuerpo putrefacto compró ambientadores y productos como repelentes e insecticidas.