*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Alan García: extracto de uno de sus discursos políticos más recordados

Mientras sus seguidores consideran que su suicidio se trata de un acto de ‘honor’, sus más férreos críticos no dudan en tildar de ‘cobardía’ su proceder.

El inesperado y trágico suicidio del expresidente, Alan García, ocurrido hoy por la mañana, no solo ha consternado al país entero y a todo el planeta, sino también ha dividido a la opinión pública, principalmente en la redes sociales.

Mientras sus seguidores consideran que se trata de un acto de ‘honor’, sus más férreos críticos no dudan en tildar de ‘cobardía’ su suicidio para eludir las investigaciones de la justicia peruana, por las presuntas coimas de la constructora brasileña Odebrecht.

Un líder político como Alan García definitivamente polarizó posiciones desde que entró a la escena política cuando era muy joven. Por ello, más allá de informar sobre su deceso, no podemos olvidar las cualidades de gran orador, las mismas que le valieron asumir la presidencia en dos oportunidades.

Recordemos en este extracto, uno de sus discursos políticos más celebrados:

Yo vengo ante ustedes, pero vengo sin rencor, qué importa lo que hayan podido decir de Alan García, qué importa lo que me hayan hecho sufrir a mí y a mi familia, qué importa, si lo que a mí me importa es lo que ha sufrido el millón de desempleados, los que trabajan 10, 14, 15 horas, lo que han sufrido los que ganan la mitad de salario, lo que han sufrido los campesinos que no tienen crédito.

Yo me acuerdo de ese hermoso verso de (Pedro) Calderón de la Barca, que todos una vez aprendimos y repetimos, porque caminando las calles y -muchas veces solo- yo decía: ‘cuándo pasará esto, cuándo volveré a ver el Perú’, y me comprometí a estar después de muerto, junto a ustedes en espíritu, a traer la fuerza de traer mi espíritu hasta aquí, y yo repetía ese hermoso verso de Calderón de la Barca.

'Yo sueño que estoy aquí, de esta prisiones cargado, y soñé que en otro estado más lisonjero me vi, qué es la vida, un frenesí, qué es la vida, una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son'.

Me parece un sueño súbitamente estar frente a ustedes, y a mí me parece una añoranza súbitamente cumplida estar frente a ustedes, y mí me parece súbitamente que quizá he muerto y estoy frente a ustedes.

Yo no sé y no quiero despertar ni odios ni rencores, ni gritos ni vejámenes. Perdono a todos los que me gritan, perdono a todos los que me injuriaron, perdono a todos los que dejaron, perdono en nombre del Perú, no sé a dónde me conduzca la vida, no sé si me lleve a la muerte, pero aquí estoy entregando todo lo que soy, otra vez, al servicio de la patria.


SIGUIENTE NOTA
Alan García: ¿qué establece el protocolo peruano en caso de muerte de un expresidente?
Actualidad
Alan García: ¿qué establece el protocolo peruano en caso de muerte de un expresidente?
17/04/19 - Capital