*

Congreso retiró todos los beneficios que otorgaba a Alejandro Toledo como expresidente

En la actualidad, Toledo se encuentra en calidad de prófugo de la justicia y es buscado por la Interpol en 190 países del mundo.
La Fiscalía le atribuye a Toledo haber recibido un soborno de 20 millones de dólares de la empresa Odebrecht a cambio de favorecerla en la licitación de la carretera Interoceánica.

La Mesa Directiva del Congreso acordó retirar los beneficios que tenía Alejandro Toledo en su condición de expresidente de la República, debido a las investigaciones que enfrenta por recibir presuntamente sobornos de la empresa Odebrecht por la carretera Interoceánica.

Así lo confirmó a la Agencia Andina el segundo vicepresidente del Congreso, Richard Acuña (APP), quien sostuvo que la decisión se tomó ayer en el Legislativo.

“No es el momento adecuado para que Alejandro Toledo reciba este beneficio, ya que se encuentra en etapa de investigación y hay una sentencia (orden de prisión preventiva) de por medio; en consecuencia, se dejan de lado todos los beneficios que recibía”, indicó.

El Ministerio Público encontró en la vivienda de Toledo desde torres de videocasetes de algunas actividades del expresidente hasta lujosas artesanías como una mascaipacha de oro.

Beneficios. Toledo, como todos los exmandatarios de la República, recibe del Congreso, por ley, una pensión vitalicia equivalente a la de un parlamentario (15,600 soles), más los seguros; un vehículo en calidad de préstamo; vales de combustible hasta por 150 galones de gasolina y la contratación de un personal de apoyo con un sueldo no mayor de 3,700 soles.

Coimas de Odebrecht. Al fundador de Perú Posible se le investiga por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos, por los cuales se ha formalizado en su contra una indagación preparatoria con 18 meses de prisión preventiva.

La Fiscalía le atribuye haber recibido un soborno de 20 millones de dólares de la empresa Odebrecht a cambio de favorecerla en la licitación de la carretera Interoceánica. Los pagos se habrían realizado en cuentas "offshore" de su amigo Josef Maiman.

En la actualidad, Toledo se encuentra en calidad de prófugo de la justicia y es buscado por la Interpol en 190 países del mundo.