*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿Cuál es la importancia de las vacunas durante los primeros años de vida?

La OMS recomienda que para que los niños esten protegidos por una vacuna se debe alcanzar una cobertura de inmunización del 95% en el cuerpo.
Según el INEI, Perú aumentó en 14% la vacunación en niños menores de un año y alcanzó una cobertura del 90%.

Las vacunas son medicamentos biológicos a los que estamos expuestos en una cantidad pequeña y segura de: virus o bacterias, debilitados o destruidos para provocar la generación de anticuerpos para que el sistema inmunitario aprenda a reconocer y atacar la infección si uno está expuesto a ella posteriormente y no presentar la enfermedad.

La doctora Melissa Brosset, de la especialidad de pediatría, nos señala que la vacunación es beneficiosa en una comunidad gracias a la inmunidad de grupo (herd immunity). Por ejemplo, si dentro de un mismo grupo humano existe un brote de alguna enfermedad, el elevado porcentaje de individuos inmunes impide que la epidemia avance, ya que disminuye la probabilidad de contacto entre un no vacunado y un infectado, hasta que llega un momento en el que se bloquea la transmisión del agente infeccioso. Para que la inmunidad de grupo sea exitosa, 95% de la comunidad debería estar inmunizada.

Vacuna a los bebés

Los más expuestos a enfermedades contagiosas son los bebés y los niños pequeños. Ellos pueden hacer frente a ciertos gérmenes por protección que la madre les transmitió a través de la placenta antes del nacimiento y desaparecerá en corto tiempo, por lo que quedarán expuestos si no son vacunados a tiempo. Lo ideal es aplicarle las vacunas según el cronograma. De esta manera el sistema inmunológico se verá reforzado antes de que cualquier infección ataque al bebé.

Las vacunaciones no finalizan en la edad pediátrica, ya que los cambios epidemiológicos justifican, en muchos casos, continuarlas en la edad adulta para evitar el brote de enfermedades que parecían ya controladas o para reforzar su potencia inmunógena. Existen vacunas infantiles, hay otras para la adolescencia y para mayores de 65 años.

En la actualidad, existen cuatro tipos diferentes de vacunas

• Las vacunas de virus vivos. Usan la forma del virus debilitada o atenuada. Este tipo es común en las vacunas contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la varicela, entre otras.

• La vacuna elaborada con microbios muertos (inactivada). Se crea de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o bacteria. Las vacunas antigripales son un claro ejemplo.

• Las vacunas toxoides. Contienen una toxina o químico producido por la bacteria o virus. Estas vacunas hacen que uno sea inmune a los efectos dañinos de la infección en lugar de la infección en sí. Los ejemplos más comunes son las vacunas antidiftérica, antitetánica y contra la tos convulsiva.

• Las vacunas biosintéticas. Contienen sustancias artificiales que son muy similares a pedazos de virus o bacterias. La vacuna conjugada Hib (Haemophilus influenzae tipo B) es un ejemplo.

¿La vacunación tiene algún riesgo?

Es muy raro que se presenten reacciones alérgicas fuertes a alguno de los componentes de las vacunas, ya que son medicamentos muy eficaces y seguros con los que se han podido erradicar enfermedades como la viruela. Se está erradicando la poliomielitis en el mundo y han disminuido los casos de sarampión.

Las vacunas han logrado disminuir la mortalidad y el número de niños afectados por distintas enfermedades. Es decir, no solo tienen la capacidad de salvar vidas, sino también de mejorarlas y brindar a los niños la oportunidad de crecer sanos con mayores posibilidades de desarrollarse de manera optima. Muchas infecciones pueden causar enfermedades serias, ser mortales y pueden llevar a discapacidad de por vida. Gracias a las vacunas, todas estas enfermedades ahora son infrecuentes.


SIGUIENTE NOTA
Surco: ofrecen sombreros para perros para protegerlos del sol
Actualidad
Surco: ofrecen sombreros para perros para protegerlos del sol
31/01/17 - Capital