*

Escucha ahora
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Cuidado con los útiles tóxicos: ¿cómo reconocerlos?

No se debe comprar en forma ambulatoria, buscar útiles con rotulado sanitario. El plomo puede ocasionar el retardo del crecimiento y el aprendizaje.
RPP

Seguro que muchos padres de familia se han hecho esta pregunta, días previos al inicio de la jornada escolar: ¿qué hacer para reconocer los útiles escolares que resulten tóxicos para nuestros hijos?

El biólogo Elmer Quichiz, director ejecutivo de la dirección de Ecología y Protección del Ambiente del Digesa, dijo que lo primero que tiene que hacer un padre de familia es no comprar en forma ambulatoria, sino en lugares formales y apropiados donde le puedan proveer un comprobante de pago para poder reclamar posteriormente.

Dijo que después de ello se debe buscar aquellos útiles que tengan autorización o rotulado sanitario donde aparezca la información el nombre del fabricante, la dirección, el número de RUC, el registro nacional, la autorización sanitaria y la edad para la cual está dirigido el producto.

¿QUÉ HACER PARA EVITAR SU COMPRA?

El padre de familia puede corroborar esta información llegando a casa al entrar al Internet para ver si esa empresa existe y si la identificación del producto corresponde a lo que se ha adquirido.

“Si no es así, debe denunciarlo a la DIGESA para que nosotros actuemos y sancionemos a estos malos comerciantes”, dijo en RPP Noticias.  

CONSECUENCIAS

Quichiz dijo que el padre no se debe llevar porque el producto es bonito o porque le gustó al niño y advirtió a tener cuidado con los productos debido a que muchos pueden contener plomo, mercurio, plomo o cadmio, “Si el niño es sensible a esos productos va a reaccionar, su piel se volverá roja, tendrá diarrea y otros problemas estomacales”, agregó.

Pidió tener mucho cuidado con el plomo pues puede ocasionar el retardo del crecimiento, retardo del aprendizaje, la somnolencia entre otros problemas de salud.  

“A largo plazo, los metales pesados se van a acumular en sus diferentes órganos, el hígado o los riñones. Si hay mucha acumulación podrían desencadenar en cáncer. Los metales pesados son cancerígenos”, advirtió.

TE PUEDE INTERESAR: