*

Denuncian que invasores se hacen pasar por damnificados de huaicos en Carapongo

Se resisten a abandonar albergues y piden dinero o incentivos para retirarse.
Las carpas solo pueden permanecer operativas por 45 días debido a razones de salubridad.

En forma voluntaria, las familias que quedaron en condición de damnificadas tras los huaicos ocurridos en Carapongo y otras zonas aledañas al río Rímac vienen abandonando los campamentos instalados por la Municipalidad de Lima. A la fecha todavía quedan 100 personas aproximadamente, que siguen utilizando carpas.

Sin embargo, vecinos de la zona han alertado que algunas de estas personas estarían pidiendo pagos de 1,000 soles o incentivos diversos a cambio de mudarse, lo cual contrasta con la gran mayoría de familias que sí tienen condición de damnificadas y que se han retirado por voluntad propia, previa coordinación con sus dirigencias representativas.

De 18 albergues instalados por la comuna de Lima desde marzo, se han retirado completamente 9 de ellos y las familias, por decisión propia están retomando sus actividades normales.

Las disposiciones de defensa civil establecen que las carpas solo pueden permanecer operativas por 45 días debido a razones de salubridad, en tanto que los albergues tenían una función temporal y no permanente, dado el contexto de la emergencia.

Las carpas repartidas a las familias afectadas son de entrega definitiva, es decir no tendrán que devolverlas y podrán conservarlas una vez que se retiren de los albergues para dar inicio a la etapa de reconstrucción de sus viviendas.

El Comité Multisectorial Encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN) pronosticó la continuación del evento El Niño costero de magnitud moderada, por lo menos hasta el mes de mayo.