*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Intolerancia a la lactosa: ¿por qué se produce, cuáles son los síntomas y a quiénes afecta?

¿Eres de los que no soportan consumir productos lácteos? Esto es todo lo que debes saber sobre esta condición que afecta a miles de personas en el mundo.

Este proble se produce cuando el intestino delgado produce una baja cantidad de lactasa, una enzima que permite digerir la lactosa.

La intolerancia a la lactosa es una condición muy frecuente entre niños, jóvenes y adultos. En la actualidad, afecta a una de cada cuatro personas en el mundo y, solo en Perú, se estima que el consumo por persona es de 80 litros al año, una cifra que difiere mucho de los 130 que deberían ingerirse en promedio, según la FAO.

Pero, ¿en qué consiste este mal que indispone a miles de personas frente al consumo de productos lácteos? En esta nota te dejamos una guía para entender en qué consiste, cuáles son los síntomas y quiénes son los más proclives a sufrirla.

¿Por qué se produce?

La intolerancia a la lactosa es una respuesta que brinda el organismo ante la incapacidad de digerir la lactosa, una especie de azúcar presente en la leche y otros productos derivados.

Este problema se genera porque el organismo, específicamente el intestino delgado, produce una baja cantidad de lactasa, una enzima que permite digerir la lactosa.

Síntomas

La ingesta de lactosa en un organismo que es intolerante a ella puede generar una serie de reacciones y síntomas muy molestos como náuseas, vómitos, flatulencias, hinchazón, cólicos e incluso diarrea.

Los más vulnerables

La intolerancia a la lactosa puede presentarse en cualquier etapa de la vida, pero hay algunas personas que son más propensas a esta condición. Por ejemplo, los bebés prematuros pueden presentarla debido a que recién a fines del tercer trimestre de embarazo, el intestino delgado genera células protectoras de la enzima lactasa.

Tener una edad avanzada también te hace proclive a la intolerancia a la lactosa, al igual que haber sufrido alguna enfermedad que afecte al intestino delgado, tal como: celiaquía, crecimiento bacteriano excesivo o enfermedad de Crohn.

Asimismo, si has recibido un tratamiento oncológico, que incluya radioterapia contra el cáncer de abdomen, existe un mayor riesgo.


SIGUIENTE NOTA
¿La intolerancia a la lactosa es lo mismo que la alergia a las proteínas de la leche de vaca?
Actualidad
¿La intolerancia a la lactosa es lo mismo que la alergia a las proteínas de la leche de vaca?
08/04/19 - Capital