*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Joven rompe récord tras donar sangre 23 veces salvando a más de 60 vidas

En el Perú hay 320 mil personas que donan, pero se requiere el doble para abastecer a todos los hospitales.

¿Sabías que un donante de sangre puede salvar tres vidas? En el Perú hay 320 mil personas que donan, pero se requiere el doble para abastecer a todos los hospitales. Por ello, es muy importante crear una cultura de donación y tener claro que se pueden salvar más vidas.

Laura Peláez es una joven que ha logrado un increíble record tras ir donando sangre la cantidad de 23 veces, salvando así la vida de más de 60 vidas. La joven, que inició esta admirable causa en su universidad, es consciente de la necesidad latente en nuestro país e invita a que muchos se sumen a la donación voluntaria.  

¿Cómo empezó? Comenzó en la Pontificia Universidad Católica con una campaña que había organizado el Hospital Edgar Rebagliati. Laura se acercó a las carpas que recepcionaban a los donantes y decidió sumarse a esta causa. Desde esa primera vez, la joven se alertó de la importancia qué significa donar y salvar vidas. Además, de la facilidad de este proceso sin complicaciones. 

“En esa campaña yo fui por primera vez consciente de la necesidad que tenemos de sangre y de lo fácil que es. No hay nada especial que hacer. Como mujer puedo hacerlo cada 4 meses, porque reglamos, y los hombres cada 3 meses”.

Mitos y verdades.

- La persona que va a donar sangre no queda debilitada ni cansada. Al terminar la donación, se le otorga unos snacks y jugos para que continúe con su día habitual.

- Las personas que tienen tatuajes o piercings pueden donar sangre, una vez que ha pasado el año de haberse tatuado o hecho una perforación. Pasa el año y no hay problema para donar.

- Una persona que ha tenido Hepatitis A, cuando fue pequeña, si está apta para donar. Sin embargo, cuando es Hepatitis B o C, no pueden ser donantes.

- No pueden donar sangre las personas hipertensas, diabéticas descompensadas. Aparte, cuando los donantes ingresan, se les mide la presión y glucosa para una evaluación previa.