*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿La izquierda llegó a su fin en el Perú? Este artículo resuelve tus dudas...

Mientras la izquierda gobierna en gran parte de Latinoamérica, en el Perú apenas alcanza un reducido porcentaje en las encuestas.
Capital

¿Cuál es la situación actual de la izquierda en el Perú? ¿Es que acaso está llegando a su fin o acaso necesita algunas cambios para recuperar protagonismo? Según el politólogo Steven Levitsky, en su columna en el diario La República, la izquierda está dividida en dos frentes que no son viables y mientras esta sigue perdiendo terreno, el fujimorismo gana protagonismo en los sectores populares. ¿Qué hacer? Aquí los tres cambios que propone el autor.

1. DESPEDIR A LA VIEJA GUARDIA

"La vieja guardia tiene que irse. Si quiere resucitar la izquierda peruana, la nueva generación tendrá que matar a sus padres. Los partidos históricos (PCP, Patria Roja), los intelectuales, quizás todos los políticos de la época de la Izquierda Unida, tendrán que jubilarse.  Fuera de la foto".

2. DEJAR LOS SÍMBOLOS 

"La nueva izquierda debería abandonar todos los símbolos (bandera roja, puño en alto, etc.) y consignas de la izquierda tradicional. Uno de los legados de Sendero Luminoso es una alergia –en gran parte de la sociedad peruana– a todo que huele a marxismo".

3. UN NUEVO PÚBLICO OBJETIVO

"La nueva izquierda tiene que repensar su base social. Tradicionalmente, la izquierda latinoamericana movilizaba a los obreros y los campesinos y buscaba representar a las “mayorías populares”. Pero la sociedad cambió. Hoy la clase obrera tradicional es casi inexistente".

4. REFLEXIÓN FINAL

Levitsky cita a Carlos Meléndez y Eduardo Dargent para indicar que existe un espacio electoral que puede ser asumido por la nueva izquierda, en donde se ubica una población descontenta con las políticas económicas, los servicios públicos y la creciente violencia en las calles. Sin embargo, añade, no es necesario traerse el sistema capitalista para reclamar cambios. Y lanzó una última reflexión: "Mientras la izquierda gobierna en la mayoría de los países latinoamericanos, en el Perú apenas alcanza a Brad Pizza en las encuestas. Es la izquierda que la derecha quiere: una fuerza marginal que no amenaza a nadie".