*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Malaguas: todo lo que debes saber sobre su picadura

Hay que evitar meterse al agua cuando hay presencia de malaguas.

Las malaguas son especies marinas bastante antiguas (aproximadamente 500 millones de años) de aspecto gelatinoso y de forma de campana.

El 95% de su cuerpo está compuesto de agua y tienen unos tentáculos con una especie de aguijones que al contacto con la piel humana inoculan células urticantes que contienen toxinas que producen un efecto ligeramente neurotóxico, pero también proinflamantirio y picazón, la cual puede ser muy intensa dependiendo de la persona, la especie de malagua y la cantidad de células urticantes que han contactado con la piel.

En esta temporada, cuando el calor es intenso y el mar una gran opción para combatirlo y distraerse, es necesario tener en cuenta algunos aspectos sobre la malagua y su picadura. En ese sentido, el médico infectólogo especialista en enfermedades tropicales del Instituto Nacional de Salud, Manuel Espinoza, dio algunos datos para prevenir y tratar la picadura de malagua.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

Cualquiera puede ser picado por una malagua, no es que alguien sea más propenso. Lo que podría ocurrir es que hay personas que son más susceptibles a la toxina y pueden presentar cuadros más severos que otras.

¿En qué playas está uno más expuesto a encontrarse con estos animalitos?

En el Perú se ha establecido que su hábitat usual va desde la Bahía de Paracas hasta las playas de La Libertad. Son especies a las que les gusta el agua fría, pueden vivir desde los -6 grados centigrados, hasta los 31° como máximo. Eventualmente, si las aguas frías se desplazan hacia el norte pueden migrar incluso hasta el litoral de Talara. Por lo general están lejos de la orilla.

No obstante, los cambios ecológicos han hecho que estas especies marinas sean arrastradas hacia las zonas costeras y eventualmente vemos malaguas en las playas, muchas están vivas y otras muertas, pero incluso muertas pueden producir el accidente por las toxinas.

¿El riesgo es durante todo el año?

Al igual que muchas personas que se desplazan hacia las playas del norte del país durante el invierno, las malaguas también suelen hacerlo. Por lo que el riesgo de ser picado por una malagua está presente todo el año.

¿Qué hacer si me pica una malagua?

Lo ideal es lavar la zona infectada con agua marina, jamás con agua dulce o sin sal, esto podría ocasionar que las celulas de la picadura "exploten" y liberen más toxina. También se podría usar vinagre ya que eso de alguna manera podría mermar el efecto de algunas toxinas. Lo que nunca hay que hacer es sobar la zona infectada con arena, ya que esto podría causar que más toxinas puedan entrar al cuerpo.

Las personas alérgicas podrían necesitar que se les inyecte un antihistamínico, fármaco que reduce o elimina los efectos de las alergias.

Algunas veces un pedazo del tentáculo de la malagua podría quedarse prendido en la piel. En ese caso, no hay que tocarlo, lo ideal es extraerlo usando unas pequeñas pinzas. Y si el malestar es grande hay que acudir a un centro médico lo antes posible. Aplicarse suero salino también podría ser una opción.

En términos prácticos

Si vas a la playa y te pica una malagua, lo primero que hay que hacer es sacar agua de mar en un valde y lavar la zona infectada. Luego, con una pinza intentar sacar las "agujitas" de la picadura. Si existieran problemas para respirar, náuseas y/o vómitos, hay que llevar a esa persona a una clínica en el menor tiempo posible.