*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿Por qué la masticación es importante para una correcta dentadura?

Promover la trituración de alimentos desde la primera infancia es vital.

Promover la trituración de alimentos desde la primera infancia es vital.

Si tienes pequeños en el hogar y como un acto de practicidad para que tus niños pequeños se alimenten bien le trituras o licuas sus alimentos, ten presente que  comprometes otras áreas de su salud, como el buen desarrollo eficiente de su mandíbula y por tanto una buena dentadura.

De acuerdo, al Dr. Darío Meza experto en odontología correctiva de la clínica odontológica Maxillaris, se observa que cada vez es más usual que necesitemos menos el aparato masticatorio para moler los alimentos, pues desde el nacimiento empieza a ingerir biberones y papillas, para más tarde engullir croquetas, hamburguesas; y por ende la alimentación moderna ofrece alimentos casi desmenuzados facilitando todo ello el tragar sin masticar, llegando así a que el sistema masticatorio se subdesarrolle.

Asimismo, el Dr. Meza explica que el sistema masticatorio requiere de una excitación neural  paratipica para desarrollarse, a través de la masticación.  Por tanto, si no hay una función adecuada, no hay desarrollo del órgano, porque el aparato masticatorio necesita una serie de estímulos. E incluso es el único órgano que cambia de material (dientes) para seguir desarrollándose.

Por demás, el experto en odontología correctiva de la clínica odontológica Maxillaris explica que, “solo a través del estimulo que proporciona la función masticatoria salvaje, a través de alimentos que nos ayuden a realizar movimientos de lateralidad, o consistencia dura se podrá producir la excitación neural paratipica del aparato masticatorio desde la primera infancia en adelante”.

Así, en el futuro, cuando empiece la erupción de la segunda dentición o dentición permanente, podremos evitar que las piezas no encuentren espacio previsto, que solo la excitación normal hubiera proporcionado. Y solo así evitar las terribles consecuencias, llamadas maloclusiones dentarias: dientes torcidos, bruxismo, inapetencia, mandíbula desencajada, masticación ineficiente, ruido o clic mandibular, etc.