*

Reina de belleza salvó la vida de su madre donándole un riñón

Tiene solo 19 años, pero el amor por su madre fue más grande. Esta es su historia.

Brigit Waidhofer, una reina de belleza en Satipo, se convirtió en protagonista de una historia de amor pocas veces vista en el país. Y es que la joven de solo 19 años le donó uno de sus riñones a su madre y le dio una segunda oportunidad de vida.

Su progenitora padecía de insuficiencia renal crónica y desde el 2017 vivía conectada a una máquina de hemodiálisis. En aquel entonces, Brigit tenía 17 años y, pese a que tenía la intención, no podía efectuar la donación del órgano.

Pero ese inconveniente no la detuvo en absoluto. La muchacha esperó a cumplir la mayoría de edad para hacer efectivo el trasplante. Una decisión que no fue nada fácil teniendo en cuenta los temores que tenía su madre con respecto a los efectos negativos que pudiera causarle a ella por donar.

“Esperé a cumplir la mayoría de edad para empezar con el trámite del trasplante. Al principio (mi mamá) no quiso porque (se preguntaba) cómo iba a vivir. Pero eso son mitos, los doctores me dijeron que si te cuidas, puedes vivir muchos años”, señaló en entrevista con Capital.

“Yo siempre lo tuve claro y sabía lo que quería: tener a mi mamá por mucho tiempo conmigo. Yo sé que cualquiera en mi lugar lo habría hecho”, agregó.

En tal sentido, la también modelo hizo un llamado a los peruanos a tomar conciencia sobre la importancia de la donación de órganos para salvar cualquier vida.

“No esperen a contar el final de un cuento, sean autores de un nuevo comienzo. Si tienen un familiar que depende de una máquina para vivir, ayúdenlo. Es un tratamiento muy doloroso. No saben el sufrimiento que se pasa con esta enfermedad”, afirmó.

La palabra de la madre

Desde su vivienda en Satipo, en donde reposa junto a su hija luego de 22 días de haber sido intervenidas, Karina Cárdenas, la paciente que recibió el trasplante, solo tuvo palabras de agradecimiento para su primogénita y selló el momento con un emotivo mensaje que caló hondo en la cabina de Capital.

“Yo la tuve nueve meses en mi ser y ahora la voy a tener para siempre. Vamos a estar siempre conectadas, porque llevo un pedacito de ella dentro de mí. Estoy muy agradecida”, apuntó la progenitora muy emocionada.


SIGUIENTE NOTA
Peruano decidió donar sus órganos antes de morir y salvó la vida de cuatro pacientes
Actualidad
Peruano decidió donar sus órganos antes de morir y salvó la vida de cuatro pacientes
26/10/18 - Capital