*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿Te comes las uñas? Esta sería la razón detrás de esta conducta

¿Alguna vez has pasado por esta situación? Especialistas explicaron a qué se debe esta conducta compulsiva.

Conducta puede aparecer a cualquier edad, pero es considerada más común hasta los 5 años.

Comerse las uñas se ha convertido en una conducta muy frecuente en el ser humano. Muchas personas tienden a adoptar esta manía y, a pesar de sus esfuerzos, esta se convierte incluso en un acto inconsciente.

Pero, ¿a qué se debe exactamente? Según Vanessa Herrera, especialista del Instituto Nacional de Salud Mental  (INSM), la onicofagia, nombre médico que se le otorga a la conducta compulsiva de comerse las uñas, puede ser causada por imitación, ansiedad o por un factor hereditario.

“Hay conductas de modelaje. Si mi hermana mayor lo hace, yo también. Ocurre porque está normalizado en las familias. En algunos casos puede tener un componente hereditario, pero también puede ser un síntoma de ansiedad”, advirtió.

Asimismo, explicó que su principal efecto es “calmar una situación de estrés o molestia” en la persona que adopta esta conducta. “Si es un menor, hay que ver si está estresado. Quizá no se adapta al colegio, los padres se están separando. Puede tener una madre muy crítica que lo hace sentir inseguro, puede sentir que no lo quieren.  Tal vez hay detrás un desorden alimenticio”, señaló.

De acuerdo con la experta, este mecanismo auto estimulatorio de succión es considerado normal solo hasta los cinco años. Si llegara a superarse esta edad sin poder erradicarlo, lo mejor es acudir a un especialista.

No obstante, para el especialista Manuel Saravia, del Instituto Guestalt de Lima, comerse las uñas es una conducta que puede aparecer a cualquier edad, ya sea en la etapa de niñez, juventud o adultez.

“Pueden ser personas que lo hacían de niños y lo dejaron por muchos años, pero padecen estrés muy fuerte y la conducta se activa nuevamente. Así empiezan a comerse los pellejitos de los dedos y luego las uñas”.

El experto indicó que de ser provocada por un tema de ansiedad, esta conducta puede ser tratada con técnicas psicológicas y, en determinados casos, con algunos fármacos.

TE SUGERIMOS LEER