*

Juez ordena que Nadine Heredia debe regresar en 10 días al país

La exprimera dama deberá afrontar la investigación fiscal que se le sigue por un presunto lavado de activos, según decisión del Poder Judicial.

La exprimera dama del Perú, Nadine Heredia, deberá retornar del extranjero a nuestro país en los próximos 10 días naturales, contados a partir de este viernes, para afrontar la investigación fiscal que se le sigue por un presunto lavado de activos, según decisión del Poder Judicial.

¿Y si no regresa?

El titular de la Segunda Fiscalía Supraprovincial de Lavado de Activos y Pérdida de Dominio, Richard Concepción Carhuancho, precisó en su resolución que si Heredia no cumple con este requerimiento, el fiscal Germán Juárez “podrá pedir una medida más gravosa, como la prisión preventiva”.

“Se le requiere (a Nadine Heredia) que en 10 naturales retorne al Perú, para responder por este caso (…). Se trata de un requerimiento y se tomarán medidas en caso de incumplimiento”, indicó el magistrado al término de la diligencia en la Sala Penal Nacional, que duró más de tres horas. 

Rechaza solicitud

En su resolución, el juez declaró infundado el pedido de la defensa técnica de Heredia para que ella pueda firmar de forma biométrica y cada 30 días en el consulado del Perú en Ginebra (Suiza) “y, por ende, trabajar en el extranjero”.

“Se reitera que ella está investigada y está bajo la modalidad de comparecencia restringida y con restricciones, debiendo tener un domicilio en el Perú, así como un trabajo aquí, no en el extranjero, porque primero está el interés en el proceso que se le sigue”, manifestó.

Apelación

El juez también denegó el pedido formulado por el fiscal Germán Juárez, que pretendía cambiar la comparecencia restringida de Heredia por prisión preventiva. Tras la lectura de la sentencia, tanto el abogado Eduardo Roy Gates, defensa legal de Nadine Heredia; como el representante del Ministerio Público, apelaron la resolución.

Investigación a Nadine por corrupción

Heredia es investigada por la presunta comisión del delito de lavado de activos en una supuesta financiación irregular del Partido Nacionalista Peruano (PNP), fundado y presidido por ella y Ollanta Humala, durante las campañas electorales del 2006 y 2011.

Entre las acusaciones que se le hacen está supuestamente haber recibido dinero del fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez y de las empresas brasileñas Odebrecht y OAS, producto de supuestos actos de corrupción en ese país.

En la investigación fiscal están incluidas cuatro agendas que la primera dama denunció que le fueron sustraídas ilegalmente de su domicilio y que aparentemente contienen una contabilidad de las finanzas del Partido Nacionalista. (Con información de Andina y EFE)