*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Operador de televisión contó testimonio de avistamiento ovni en Santa Beatriz

En el programa del ufólogo Anthony Choy, el ciudadano Arturo Laredo relató una historia similar al testimonio que dio un sereno sobre un avistamiento a pocos metros de la cabina de Capital

Arturo Laredo es un ciudadano que en los años 90s trabajaba como operador de televisión por las madrugadas, en control maestro de un conocido canal. Una de las tantas noches de rutina laboral, recibió llamadas insistentes y con muchas interferencia  sobre un supuesto avistamiento paranormal, alrededor de las 2:00 a.m.

“Todo cambió en la tercera llamada. Un señor de más o menos 50 años, en una llamada muy clara, me dice: ‘usted no se está dando cuenta que sobre la antena de Canal 5 hay un ovni, por qué no graban, por qué no llaman a la prensa’”, relató Arturo.

El técnico de televisión contó que en ese momento sintió curiosidad. Le dijo a su amigo: ‘un ratito, chequeame el switcher’, y además le preguntó: ‘cómo hago para subir a la antena’, y su amigo le recordó que eso estaba prohibido.

“Era prohibido porque cualquiera no tenía acceso, había que pasar una puerta de metal -antes me costaba contar esto, pero ya pasó muchos años-. Mi amigo me vio tan convencido y me abrió la puerta y por una escalera de caracol llegué a la base de la antena”, confesó.

Cuando él estaba llegando a la azotea vio a una señora con un niño que señalaban al cielo con los dedos, ambos estaban en el edificio contiguo de Panamericana, pero Arturo no les prestó mucha atención.

“Subí por curiosidad y veo hacia arriba y estaba tan nublado, la punta de la antena no se veía mucho, pero sí veía una nube media negra que estaba al costado. De esa neblina aparece un disco medio plateado, con una luz al medio, dando vueltas”, relató.

Según Arturo, entre la punta de la antena y este objeto, había unos 200 metros de distancia. El ovni estaba en un movimiento circular sobre su propio eje, pero Arturo sintió miedo y bajó hasta el cuarto piso donde se estaba la oficina de control maestro.

“El objeto era grande, como de 60 metros, no había sonido, pero tenía luces. Cuando volví al switcher, había interferencia en todos lados, el técnico se estaba volviendo loco. Se había caído el grupo electrógeno. Es algo que solía suceder a veces, pero fue mucha casualidad que sucede al mismo tiempo”, añadió.         

Arturo cuenta que quiso contactarse con la persona que lo llamó, pero hasta ahí llegó, porque cada vez que contaba lo que había visto, la gente pensaba que era una broma.


SIGUIENTE NOTA
Roger del Águila recordó episodio paranormal en la carretera de Lunahuaná
Entretenimiento
Roger del Águila recordó episodio paranormal en la carretera de Lunahuaná
05/04/19 - Capital