*

Escucha ahora
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Argentina: adolescente de 16 años fue drogada y violada hasta la muerte

Los responsables del hecho "lavaron" su cadáver y lo dejaron en una sala de salud cercana a la playa de Mar del Plata.
Tras convocar a una marcha para pedir justicia por su hija, los padres reclamaron por su seguridad.

Conmoción en Argentina. Lucía Pérez solo tenía 16 años cuando fue violada y torturada en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, que tiene la tasa más alta de homicidios en el país gaucho. Sus captores se ensañaron con ella tanto que incluso, según la fiscalía, le atravesaron un palo, lavaron el cuerpo y lo dejaron cerca de un tópico.

Así fue torturada. Luego de la denuncia, dos hombres fueron detenidos, uno de 23 años y otro de 41, los mismos que trasladaron el cuerpo de la mujer hasta el centro de salud, según informó el diario La Nación. Ambos la drogaron y la empalaron con un objeto romo, según las pericias. Un "reflejo vagal" causó la muerte de la joven. La fiscal María Sánchez dijo que le dieron cocaína en abundancia, cigarros de marihuana y, una vez inconsciente, la sometieron a un "vejamen terrible".

Indignación nacional. Activistas de derechos humanos y otros colectivos se movilizaron luego de conocer el caso y con el lema "Si mi vida no vale, produzcan sin mí", han convocado a una marcha de protesta en todo el país para el 19 de octubre. Solo en la provincia de Mar del Plata se denuncian mensualmente unos 800 casos que tienen que ver con la violencia de género, dice Sofía Ardusso, vicepresidenta de la Federación Universitaria de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Amenazas. Mathías Pérez, hermano de la víctima dijo que existe la posibilidad de que una tercera persona haya participado en el asesinato. Guillermo Pérez, el padre de Lucía, pidió que condenen a los culpables. "A mi hija ya no me la van a devolver", dijo. Además asegura que desde el jueves el teléfono de su casa suena y cuando contestan oyen sólo una respiración fuerte. "Queremos hacer una denuncia pública por si nos pasa algo", indicó la madre, al sostener que llaman a su casa para "intimidarlos".