*

Argentina: asaltaron a una profesora embarazada frente a sus alumnos

Mientras estaba dando clases a sus alumnos, un delincuente ingresó y comenzó a ahorcarla hasta despojarla de todas sus pertenencias.
Esta es la escuela Simón Bolívar, en Santa Fe.

Una profesora embarazada de siete meses, llamada Lorena, fue asaltada mientras dictaba clases a sus alumnos entre 6 y 7 años dentro de la escuela Simón Bolívar, en Santa Fe, Argentina. El delincuente la sorprendió por detrás y comenzó a ahorcarla, poniéndole un objeto extraño en el cuello, que según la víctima no logró identificar.

Rostro cubierto. "Fue terrible… de repente entró un tipo al aula, me agarró del cuello y me comenzó a ahorcar. Los chicos viendo todo eso… algunos se largaron a llorar. El tipo tenía la cara cubierta con una remera. Se tapó la boca y la nariz… y sólo se le veían los ojos", narró al diario El Litoral, mencionando que el delincuente le pidió el celular y luego introdujo la mano en su bolso para arrebatarle todo lo que tenía.

La huida. "Me empezó a amenazar para que no diga nada. Me dijo 'no salgas al patio ni hagas nada ¡te voy a reventar!'. Yo quedé muy shockeada, tildada, con poca reacción. Hasta que finalmente lo veo salir y saltar por el tapial de atrás de la escuela. En ese momento salí como pude rápido hasta el SUM (salón de usos múltiples) donde había otros docentes y porteros y les conté lo ocurrido".

Trauma. Luego de este trauma, Lorena contó que "el daño psicológico que te queda es muy grande". "Anoche no pude dormir porque a cada rato se me venía la imagen de este tipo. Pensaba que en cualquier momento puede volver a entrar al aula".

Inseguridad en institución. "Jamás pensé que esto podía ocurrirme en mi lugar de trabajo, donde supuestamente uno debe estar seguro. Pero bueno… los docentes estamos desprotegidos en general. Tenemos deficiencias en el edificio, se deberían tomar medidas de seguridad para que las aulas sean más seguras. No se hacen y así suceden estas cosas".

"Yo siento que con lo que pasó se cruzó un límite. Siento que ya no hay códigos ni respeto por nadie. Imagínate entrar a robar a un lugar así, delante de criaturas… es terrible", finalizó.