*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Argentina: mujer fue secuestrada, drogada y violada durante cinco días

La víctima, quien fue engañada con la promesa de obtener un empleo, apareció mareada en una concurrida tienda y con dificultades para mantenerse de pie.
El dueño de la tienda mencionó que la mujer logró darles los números de su madre y su hermano, pese a que apenas podía hablar.

Una mujer de 45 años estuvo secuestrada durante cinco días en la ciudad de La Plata en Argentina, tiempo en el que fue golpeada, drogada y violada. Luego fue arrojada a la vereda de una concurrida tienda, donde los vecinos la socorrieron hasta que llegara la Policía.

Todo comenzó el 29 de octubre, cuando la víctima Karina Liliana Carozzi, se encontró con un conocido quien le dijo que le podía conseguir un trabajo. Con engaños, la madre de cuatro hijos fue llevada hasta la casa de Néstor Monzón, un fisicoculturista experto en artes marciales. Pero el conocido abandonó la vivienda y dejó a la mujer junto al dueño de casa. Luego de conversar varios minutos, la víctima quedó adormecida.

"[El conocido y la víctima] llegaron al departamento de la calle 36, entraron y comenzaron a hablar. En un momento el hombre que los conecto se retiró del departamento y la víctima fue privada de la libertad", declaró un investigador con acceso al expediente al diario La Nacion. El fiscal a cargo de la causa, Marcelo Martini, investiga si Monzón mezcló pastillas con alcohol, para drogarla y violarla.

“La mujer fue secuestrada y violada del 29 de octubre y al 3 de noviembre último. Ese día, el fisicoculturista la sacó de su casa. La arrojó a la vereda de un kiosco, a pocas cuadras de donde la había mantenido en cautiverio. La descartó como si se tratara de una bolsa de basura“, agregó el investigador.


 

 Apareció desorientada en una tienda en La Plata

Tras ser arrojada a una vereda, Karina Liliana Carozzi apareció mareada y tambaleándose en una tienda en La Plata. La víctima estaba vestida de negro, despeinada y con unas pantuflas. Las personas que pasaban por su costado la miraban desconcertadas, pero fue asistida hasta que llegó la Policía y fue trasladada a un hospital, donde estuvo internada 11 días recuperándose de los golpes y lesiones que sufrió.

"Estaba golpeada, tenía sangre en el rostro, y no podía ni hablar. No sé si por el shock o [por estar] drogada. No podía ni hablar, pero logra comunicar el número de la familia. Llamamos a la familia por teléfono. La madre no contestaba, hablamos con el hermano y dijo: «Ya voy para allá». Llamamos a la ambulancia también, porque estaba golpeada, tenía un poco de sangre en el rostro. Llamamos a la ambulancia y la ambulancia dijo: «No, si está golpeada tienen que llamar a la Policía». Se llama a la Policía y en eso aparece la patrulla, que viene con el hermano", relató el dueño de la tienda al canal C5N.