*

Escucha ahora
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Asteroide que "rozó" la Tierra calificada como una mina de oro

Compañía de EE.UU. calcula que el asteroide 2012 DA14 contiene millones de dólares en agua recuperable y metales.
NASA

El posible impacto de un asteroide como el 2012 DA14 con la Tierra causa temor a esos cuerpos celestes, pero los recursos que albergan en su interior los convierten en una "mina de oro" valorada en miles de millones de dólares.

Esta es la estimación que hace la compañía estadounidense Deep Space Industries (DSI), que ha calculado que el asteroide que "rozó" nuestro planeta este viernes contiene 65.000 millones de dólares (48.000 millones de euros) en agua recuperable y 130.000 millones (97.700 millones de euros) en metales.

Unas cifras que podrían despertar una "nueva fiebre del oro" en un futuro no muy lejano, según dijo en entrevista con Efe, Stephen Covey, director de desarrollo e investigación y fundador de DSI.

Covey afirmó que "el espacio es tan inmenso que hay para todos", pero aquellos asteroides que estén a una distancia más razonable de la Tierra serán a los que quieran los interesados.

La aventura no será fácil y el coste elevado, pero las posibilidades de estas rocas gigantes, compuestas de agua y metales como hierro, oro y platino, lleva a algunos a creer que el esfuerzo vale la pena.

Estos cuerpos celestes considerados los restos que quedaron después de la formación del Sistema Solar albergan "todo lo que nuestra civilización necesita para expandirse en el espacio y para proveer nuestras necesidades aquí y aumentar la riqueza de nuestra economía", según Covey.

DSI cree que llegar al "campo de juego" incluso antes de que éste haya comenzado realmente puede contribuir a "establecer las reglas y asegurarnos nosotros -y a nuestros inversores- ganar".

El asteroide 2012 DA14 pasó a 27.700 kilómetros de la superficie terrestre, un récord de cercanía en términos astronómicos.

Sin embargo, el asteroide no es un buen objetivo ya que su órbita está relativamente inclinada de la Tierra, por lo que se necesitaría mucha energía para "cazarlo".

La empresa propone explotar estos asteroides en el espacio arrastrándolos a la órbita baja terrestre, ya que en un momento en el que la NASA se plantea hacer viajes tripulados más largos, serían como un "oasis" para repostar.

Su objetivo es convertir el material del asteroide en componentes metálicos y el agua recolectada en forma de hielo utilizarla para combustible para cohetes. Todo ello en un plazo de una década.

En 2016 prevén realizar la primera misión con una nave espacial no tripulada, que podría durar entre dos y tres años, para recoger muestras y traerlas de vuelta para analizar su composición.

La compañía, que prevé contar al principio con naves de compañías espaciales privadas, está diseñando también sus propios modelos para crear un vehículo reutilizable que permita acercar a la órbita terrestre pequeños fragmentos de asteroides.

El vehículo desplegará una especie de tentáculo metálico que desplegará unos cables para rodear el meteorito y arrastrarlo como si llevara una gran bolsa.

En un futuro no muy lejano, de unos 20 años, Covey augura que va a haber asentamientos humanos en diferentes puntos del Sistema Solar que harán uso de grandes plataformas de comunicaciones y estaciones de energía solar.

De momento ya hay dos compañías estadounidenses -DSI y Planetary Resources (en la que participa el cofundador de Google Larry Page)- interesadas en explotar estos recursos.

Está por ver si se trata de proyectos de ciencia ficción o la minería tiene como nuevo destino el espacio.

EFE