*

Buddy, el pitbull que salvó a un niño de ser ahogado por su propia madre

Pese a ser el protagonista de una historia heróica, este perro estuvo cerca de ser sacrificado. La historia ha conmovido Australia.
La historia de Buddy demostró, una vez más, que el perro es el mejor amigo del hombre.

Australia. Una historia conmovedora y dramática estuvo a punto de mancharse por una injusticia. Buddy, un perro de raza pitbull, se ha convertido en el nuevo héroe de las redes sociales tras salvar el jueves pasado a un niño de 9 años que se ahogaba en el río Murray, estado de New South Wales.

Sin embargo, el animal estuvo cerca de morir sacrificado al ser acusado de atacar al pequeño y a su hermano, de apenas 5 años, quien lamentablemente murió tras ser arrastrado por las aguas. Las heridas por mordeduras encontradas en el cuerpo del menor prácticamente sentenciaban a Buddy.

Pero algo andaba mal. Declaraciones de los familiares certificaban que el perro no tenía un historial de ser agresivo. Es más, el abuelo materno de los niños aseguró que Buddy siempre cuidó de ellos. "Tengo uno similar y sé que estaba tratando de rescatar a los pequeños, está en su naturaleza cuando son criados entre niños", comentó al portal The Sydney Morning Herald.

¿Qué pasó entonces?

Las autoridades locales descubrieron que, en realidad, la madre de los niños, de 27 años, fue la causante de la tragedia. El citado medio informó que, aquel jueves, la mujer llevó a sus hijos para ahogarlos en el mencionado río. En ese momento, el pitbull, sin titubear, se lanzó al agua y, para salvar al mayor de los hermanos, se vio forzado a morderlo en el brazo.

La madre, cuyo nombre no pudo ser revelado por razones legales, fue detenida bajo el cargo de homicidio. "Tuve que ahogar a mis bebés", fue una de sus primeras confesiones. La acusada había salido de la cárcel en febrero, fecha en la que recuperó la custodia de sus hijos.

El menor que sobrevivó fue trasladado al Hospital de Niños Royal Melbourne, donde ha tenido una cirugía y ahora está en recuperación. El perro, visto ahora como un héroe por la comunidad, pudo finalmente regresar a su hogar.

Buzos de New South Wales buscan el cuerpo del menor de los hermanos, de tan solo cinco años.