*

Cuerpo de un hombre se disolvió tras caer en aguas termales ácidas del Parque Yellowstone

El joven de 23 años habría querido probar la temperatura del agua y se resbaló en el intento.
Los rescatistas encontraron su cuerpo dentro de la piscina, pero no pudieron retirarlo ese día debido a una tormenta eléctrica, de acuerdo al informe.

El cuerpo de un hombre de 23 años que cayó a las aguas termales del Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, fue disuelto por las ácidas aguas en ebullición. Colin Nathaniel Scott, de Oregon, había ido al famoso parque en Wyoming con su hermana en junio para disfrutar sus piscinas termales naturales.

La víctima resbaló y cayó mientras su hermana lo filmaba con su celular, de acuerdo a un informe del accidente preparado por funcionarios del parque y conseguido por el canal local de noticias KULR, en el cual dice que el incidente ocurrió el 7 de junio después de que Scott y su hermana, Sable Scott, ingresaron en una zona muy peligrosa de aguas hirvientes ácidas que está claramente marcada como área restringida.

“Hay un cierre en el lugar para evitar que la gente haga eso y proteger los recursos (naturales) porque ellos son muy frágiles. Ellos estaban moviéndose específicamente en esa área para encontrar un lugar donde poder meterse y bañarse”, dijo el subdirector de los guardaparques de Yellowstone, Lorant Veress, al canal KULR.


Scott junto a su familia en el día de su graduación.

Sable contó a las autoridades que su hermano se agachó para comprobar la temperatura del agua termal cuando resbaló y cayó a ella. Los rescatistas encontraron su cuerpo dentro de la piscina, pero no pudieron retirarlo ese día debido a una tormenta eléctrica, de acuerdo al informe.

Al día siguiente, indica el informe, los rescatistas no lograron encontrar el cuerpo. Una de las pocas evidencias recuperadas fueron unas sandalias de la víctima. “En poco tiempo hay una gran disolución”, indicó Veress.

Yellowstone es uno de los parques más visitados de Estados Unidos. De acuerdo al historiador del parque, Lee Whittlesey, 22 personas, incluidos siete niños, han muerto desde 1870 en las aguas termales del parque, donde las temperaturas alcanzan hasta los 121 grados Celsius.

El más reciente hecho mortal ocurrió en 2000, cuando una empleada del parque de 20 años de edad se zambulló en las aguas termales que ella confundió con un arroyo.