*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Estuvo a punto de suicidarse, pero abrazo de un policía lo salvó al último minuto

"A veces, un abrazo y una buena palabra son más efectivos que cualquier otra acción policial", aseguró el agente.

La policía Palma de Mallorca publicó a través de su página de Facebook una impactante fotografía, la cual muestra al policía, Juan Ruiz, minutos después de haber salvado la vida de un hombre que intentaba suicidarse, tirándose de un puente. En la imagen, se ve al hombre que abraza desesperadamente al agente, de quien se negaba a separarse.

Domingo por la tarde, el canal de televisión autonómico IB3 cubría este suceso que alertó a la policía sobre lo ocurría en el puente de Son Oliva. Un desesperado sujeto, de 39 años, intentaba saltar al vacío, y en ese momento que llegó la a unidad policial más cercana.

El momento que salvó su vida: “El hombre me gritaba que no me acercara, mientras agarraba entre sus manos la fotografía de sus hijos, de unos 4 o 5 años de edad, a los que aseguraba no poder ver. Comencé a contarle que también tengo hijos. El hombre besaba la instantánea y comentaba que su vida no tenía sentido sin ellos. Le conteste que, si terminaba con su vida, ya no tendría oportunidad de luchar”, declaró el policía a Verne.

El efectivo Ruiz impidió el suicidio al coger al hombre por una de sus extremidades. "Luego me abrazó y se negaba a soltarme, así que subí con él a la ambulancia". Es así que lo acompañó .al hospital mallorquín Son Espases. Desde ese momento no volvieron a encontrarse.

“No suelo retomar el contacto con las personas a las que ayudamos, porque no estoy seguro de que sea positivo. Probablemente se crearía un vínculo complicado”, agregó el policía.

Hazle sentir que estás con ellos: “Cuando te enfrentas a la mayoría de estos casos, lo importante es empatizar mucho con la persona que está originando el conflicto. Si está en una situación así, es probable que esa persona esté viviendo una mala experiencia. Hay que intentar dirigirse a ellos sin dar órdenes ni intentar imponer autoridad. Han de saber que estás de su lado y no mostrar una actitud opresora que empeore las cosas. A veces, un abrazo y una buena palabra son más efectivos que cualquier otra acción policial", explica Ruiz.