*

Fieles de todo el mundo se concentraron en la Plaza de San Pedro

Miles de peregrinos llegados de toda parte del mundo, pero sobre todo desde Polonia, el país de Juan Pablo II.

Cientos de miles de fieles llenaban ya a rebosar desde las 07.30 de la mañana (05.30 GMT) del domingo, solo una hora después de la apertura de los accesos, la Plaza de San Pedro, para asistir a la celebración de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

Mientras, decenas de miles de fieles vieron esfumarse la posibilidad de entrar en la plaza y se agolparon en Via de la Conciliazione, la avenida que une Roma con la Plaza de San Pedro, donde se siguió la ceremonia por cuatro pantallas gigantes colocadas a los lados de calle.

Otros grupos de peregrinos renunciaron a pesar de llegar durante la madrugada a los aledaños del Vaticano y prefirieron dirigirse a las otras pantallas situadas en Castel Sant"Angelo o en las plazas de Roma.

Miles de peregrinos llegados de toda parte del mundo, pero sobre todo desde Polonia, el país de Juan Pablo II, acamparon durante la toda la noche cerca de San Pedro para poder tener un sitio asegurado en la ceremonia de este domingo.

Cansados, pero muy contentos, se veía a los peregrinos que tras horas de espera conseguían acompañados por los voluntarios acceder a la Plaza.

EFE