*

Escucha ahora
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Cinco tips para evitar que los niños odien las matemáticas

Los que piensan que las matemáticas solo tratan de saber sumar y multiplicar están equivocados, pues estas se encuentran presentes en varias actividades cotidianas.
Los niños muchas veces ven a las matemáticas como el villano de una película de terror.

Los niños muchas veces ven a las matemáticas como el villano de una película de terror, y sin darse cuenta lo útil que puede ser esta ciencia, se alejan y evitan que el apasionante mundo de los números los absorba.

Si eres un padre de familia y tu hijo odia las matemáticas, a continuación, la docente Denis Mendoza de la Universidad de Ciencias y Humanidades (UCH) te daré cinco recomendaciones para propiciar su interés por los números:

1 - Evita las actitudes negativas hacia las matemáticas

Cuando le dices a tu hijo “a mí nunca me fue bien en matemáticas” o “soy malo para los números”, estás contribuyendo a que él sienta el mismo rechazo hacia este curso, convirtiendo a esta ciencia en un monstruo.

Otro aspecto que puede resultar negativo es contratar a un profesor de matemáticas. Esto puede resultar contraproducente, ya que es usual que terminen haciendo la tarea del niño y los alejen más de las matemáticas.

2 - Encuentra la relación entre las matemáticas y la vida diaria

Los que piensan que las matemáticas solo tratan de saber sumar y multiplicar están equivocados, pues estas se encuentran presentes en varias actividades cotidianas.

Estamos haciendo matemáticas todo el tiempo; por ejemplo, si salimos de casa, tenemos que elegir la mejor ruta, decidir qué carro tomar, a qué hora salir, etc. A esto se le llama: optimización.

Asimismo, usamos las matemáticas cada vez que pagamos, calculamos un descuento o miramos el kilometraje para decidir si toca una nueva revisión técnica en el mecánico.

Si hoy llegaste a tiempo al trabajo o si estás decidiendo qué comprar a la hora del almuerzo, todo eso requiere de un pensamiento lateral, es decir: matemático.

3 - Infórmale sobre los beneficios y habilidades que dan las matemáticas

Si tu hijo estudia matemáticas podrá desarrollar una serie de capacidades y habilidades que le permitirán desempeñarse con éxito cuando realice sus estudios universitarios o se inserte en el mercado profesional.

Sea en una empresa privada o pública, si una persona sabe matemáticas estará en la capacidad de ayudar en la resolución de conflictos o adaptación de tecnologías; además, manejará conocimientos y lenguajes necesarios para comunicarse de manera clara con diversos profesionales.

4 - Elimina la idea de que, si es bueno en letras, es malo en números

Es equivocado pensar que si es bueno en letras es porque es malo en números o al revés. ¿Sabías que los filósofos griegos eran también excelentes matemáticos? Lewis Carroll, matemático y autor de Alicia en el país de las maravillas, es un claro ejemplo de que se puede ser bueno en letras y números.

Asimismo, es erróneo pensar que las letras y los números están desligados; por ejemplo, para que pueda solucionar un problema debe comprenderlo primero y para eso debe tener buena comprensión lectora.

5 - Que no aprendan de memoria

Debes evitar que tu hijo aprenda de memoria las fórmulas y ejemplos cuando estén haciendo la tarea porque, ¿qué sucede si se le cambia el enunciado de un problema?, exacto, no sabrán cómo razonar y mucho menos resolverlo.

Además, debes tratar de tu hijo se interese en aprender matemáticas poniéndole ejemplos del día a día, si no pensará: ¿De qué me sirve resolver una ecuación? ¿Un problema matemático? ¿Me ayudará en la vida? Está en ti ayudar al niño, ¡suerte!