*

¿Cómo evitar el golpe de calor en este verano? Sigue estas recomendaciones

En algunas personas, la deshidratación a veces pasa desapercibida, y por falta del consumo de agua, pueden sufrir problemas cardíacos, dolores de articulaciones y mareos.

Sepa cómo evitar el golpe de calor en este verano.

Ante el aumento de temperatura, la población que transita por la calle y quienes realizan actividades como policías, serenazgo, heladeros u otro trabajo de varios minutos al sol, deben de tomar sus precauciones para evitar el temible golpe de calor que sufren muchos con este inclemente sol. Por ello les brindamos unas recomendaciones importantes, más aún a los niños pequeños y adultos mayores.

“El organismo humano funciona a unos 36.5 grados y es bastante sensible a las variaciones externas. El sudor ayuda a regular la temperatura y a distribuir el calor mediante la sangre. Sin embargo, cuando los mecanismos del organismo se paralizan pierden abundante líquido y elevan las probabilidades de padecer daños neurológicos e, incluso, de morir”, dijo el Dr. Marco Almerí, médico emergencista de Salud en Casa.

De acuerdo con el especialista, este problema suele afectar a pacientes con comorbilidades, ancianos, niños pequeños e incluso individuos sanos pero que realizan actividad física intensa. Ellos deben de tener una protección e hidratación  adecuada por ser muy propensos a presentar complicaciones.

“Ante cualquier síntoma de náuseas, dolores de cabeza, alteraciones en el comportamiento, sensación de agotamiento, vómitos y sudoraciones profusas, busque alejarse de la zona donde se irradia calor, tome líquidos frescos y busque atención médica”, agregó. 

Hidratación adecuada

Por su parte la nutricionista Giulianna Saldarriaga, del Portal Salud en Casa, indicó que una opción saludable también es la ingesta de frutas, verduras y el acompañamiento de infusiones. “Los arándanos son ideales porque son excelentes antioxidantes y proporcionan potasio; la granadilla al igual que la manzana contiene fibra; la fresa ayuda a la formación de colágeno; el mango ayuda a la piel (también ayuda a lograr un bronceado parejo y nos protege contra las quemaduras del sol), y las uvas contienen alta cantidad de agua y tienen un índice glicémico medio). E incluso tanto el agua como la pulpa o carne del coco tienen alta cantidad de agua y minerales que actúan como rehidratantes naturales

“En el caso de las personas mayores, la deshidratación a veces pasa desapercibida, y por falta del consumo de agua, pueden sufrir problemas cardiacos, dolores de articulaciones y mareos. “Hay que ayudarles y a educarlos a ingerir agua o en todo caso infusiones”, finalizó.

TE SUGERIMOS LEER