*

¿Cómo evitar la deshidratación infantil en este verano?

Las actividades físicas y exposiciones a ambientes muy cálidos pueden hacerles perder líquidos y electrolitos esenciales que el organismo necesita.  

Los cuadros de deshidratación pueden provocar mareos, náuseas, vómitos, incluso la hospitalización.

 Los más afectados son los niños tras las elevadas temperaturas de verano que ocasionan frecuentes cuadros de deshidratación y son los más pequeños, quienes están expuestos a la pérdida de líquidos por sus constantes actividades como jugar, correr, saltar, entre otras.

La doctora Romy Mayta, especialista en deshidratación de B Braun, indica qué medidas preventivas pueden tomar para cuidar a los más pequeños de la casa, como saber qué alimentos deben consumir después de realizar actividades físicas.

“La deshidratación puede darse por diversos factores, como la sobreexposición al sol; golpes de calor y/o algunas enfermedades especialmente gastroenterológicas; como diarreas. También en algunos casos debido a las intoxicaciones alimentarias por el mal lavado de los alimentos o su consumo en mal estado por una mala cadena de frío. No se debe esperar a tener sed para beber líquidos, aunque la sed es un síntoma de deshidratación”, señala Romy Mayta.

La especialista recomienda no solo la ingesta de bebidas sino también el consumo de alimentos ricos en agua, tales como frutas y vegetales, que contribuyan a compensar la pérdida de líquidos, especialmente después de realizar actividades físicas. De lo contrario, las consecuencias podrían escalar.

Finalmente, la Dra. Mayta enfatiza que las soluciones orales con electrolitos son otra forma efectiva para combatir directamente la deshidratación leve a moderada. “Es recomendable tomar líquidos con electrolitos listos para tomar como Frutti Ped durante la exposición a temperaturas altas o la realización de ejercicios físicos”, señaló Mayta.

TE SUGERIMOS LEER