*

¿Cómo evitar la indigestión navideña en niños? Sigue estos importantes consejos

Es frecuente que los niños sufran algún episodio de indigestión, sobre todo si son los que aman los dulces, el chocolate y la comida.

Lo ideal es que trascurran entre dos y tres horas entre el momento de la comida y la hora de dormir.

Comenzamos la época navideña, un mes donde la comida toma el protagonismo en todas las reuniones para dar la bienvenida a la Noche Buena y Año Nuevo. Por ello, es frecuente que los niños sufran algún episodio de indigestión, sobre todo si son los que aman los dulces, el chocolate y la comida.

 “La indigestión, suele producirse por diferentes factores como: ingesta de demasiados alimentos, hacerlo de manera muy rápida o en movimiento mientras los procesa o todas las acciones a la vez, que también suele suceder”, explica la Lic. Milagros Beunza, nutricionista en Apego, el primer centro especializado en la recreación, acompañamiento y el desarrollo integral del niño.

Aunque la alimentación balanceada en las personas, sobre todo en los niños es indispensable para un óptimo desarrollo intelectual y físico, no se puede olvidar que es una época chocolatas con shows infantiles, dulces y, demás comida que acompaña la celebración.

Por ello, la licenciada Beunza brinda algunos consejos para evitar malestares digestivos en los niños para estas fiestas de fin de año:

  1. Eviten alimentos demasiado grasos o irritantes. Para el estómago tanto de niños como de adultos, ingerir alimentos que contengan demasiada grasa, salsas picantes, jugos cítricos y ciertos alimentos, pueden resultar “pesados” si no se combinan adecuadamente, por lo que se recomienda consumir futas y verduras en pequeñas porciones fácil de digerir. Lo recomendable es de cuatro o cinco comidas livianas para una mejor digestión.
  1. Lleven la cuenta de la ingesta de dulces de sus hijos. Clausuras escolares, chocolatas y shows navideños es inevitable que los niños consuman algunos dulces. Por esa razón, es importante vigilar las cantidades, y, sobre todo, no dejar los dulces al alcance de los pequeños, pues si ven que pueden acceder a ellos con facilidad pensarán que pueden consumirlos.
  1. Procuren que coman lentamente, masticando bien los alimentos. Comer muy rápido puede provocar digestiones muy pesadas en los niños. Por eso, es importante acompañarlos a la hora de sus comidas, ya que al masticar despacio va a permitir una adecuada segregación de enzimas que ayudará a absorber todos los nutrientes necesarios.

  2. Esperen como mínimo dos horas antes de acostarlo. Lo ideal es que trascurran entre dos y tres horas entre el momento de la comida y la hora de dormir, lo que permitirá que se pueda realizar la digestión correctamente. Lo mismo aplica para realizar diversas actividades físicas.

TE SUGERIMOS LEER