*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Cuatro consejos para manejar responsablemente una tarjeta de crédito por primera vez

El uso inadecuado de la tarjeta de crédito termina convirtiendo en un dolor de cabeza a una herramientas financiera que debería ser un ‘salvavidas’.

Consejos para no caer en el sobreendeudamiento.

La tarjeta de crédito es un medio de pago que permite realizar compras o salir de un apuro en un momento imprevisto con la posibilidad de pagarlo posteriormente. Usarla puede ser muy útil porque permite comprar sin cargar efectivo, y armar un historial crediticio que te puede beneficiar al pedir un préstamo bancario a futuro.

Pero muchas veces el uso inadecuado de la tarjeta de crédito termina convirtiendo en un dolor de cabeza a una herramienta financiera que debería ser un ‘salvavidas’ que nos saque de ese apuro económico.

Si te preguntas cómo darle un uso adecuado, planificado y, sobre todo, que no sobrepase tu presupuesto, Marco Poma, fundador de la casa de cambio online Tkambio, nos brinda cuatro tips para no caer en el sobreendeudamiento.

El uso ideal es el ‘pago directo’

Recuerda que la línea de crédito no es una extensión de tu sueldo, sino un mecanismo para acceder a productos que no puedes pagar en ese momento por su alto valor. Por eso, la manera más responsable de usar la tarjeta es solo consumir con ella lo que puedes pagar a fin de mes, ya que no generarán intereses y solo tendrás que pagar el seguro de desgravamen.

Si deseas comprar en cuotas, ten en cuenta realizarlo solo cuando necesites comprar productos de alto valor, como un televisor o una refrigeradora, ya que no puedes tener todo el dinero para pagarlo de golpe a fin de mes y pagarlo en cuotas sería la mejor opción.

Mantente siempre informado de tu saldo

Ya sea a través del servicio de banca online o en los cajeros de tu entidad bancaria podrás conocer exactamente cuál es el saldo de tu tarjeta y otros datos informativos sobre su estado. Esto es muy importante para que las cuentas te cuadren y no gastes más de la cuenta. También resulta primordial repasar los pagos que la entidad te aplica por mantenimiento y otros conceptos, para saber si se ajustan a lo estipulado en el contrato firmado al inicio.   

¡No más de una tarjeta!

Uno de los grandes errores de muchos usuarios es utilizar varias tarjetas de crédito. Aparentemente, la ventaja es que tu dinero disponible es más elevado, pero las obligaciones también se multiplican. Además, un comportamiento negativo con tus tarjetas de crédito puede penalizar tu historial crediticio y arrojar una calificación negativa en los informes de riesgos.

Si necesitas más dinero disponible, ponte en contacto con la entidad de tu tarjeta de crédito y negocia un aumento del límite de crédito, así restituyes la cantidad de tarjetas a tener; además de comparar las condiciones de unas y otras y quédate solo con la que mejores condiciones te ofrezca, ya sea en cuestión de intereses, flexibilidad o disponibilidad.   

No aplaces demasiado los pagos

Otro error habitual de los usuarios de tarjetas de crédito es aplazar demasiado los plazos, lo cual es solo una forma de engañarse a sí mismos y de aumentar los gastos por comisiones, pues a más cuotas, mayores costes acumulados.

Ten presente el cronograma de pagos para no atrasarte en estos. Haz un calendario, ya que estar al día con tu tarjeta de crédito te puede dar acceso a diversos beneficios (programas de lealtad, puntos, canje de productos, millas, kilómetros, etc.)    

Ya lo sabes, antes de endeudarte con el plástico, calcula bien cuánto te costará realmente para no quemar tu bolsillo y con ello tus finanzas personales.


SIGUIENTE NOTA
Fraccionamiento y adelanto de vacaciones: las diferencias sobre su aplicación para el sector público y privado
Actualidad
Fraccionamiento y adelanto de vacaciones: las diferencias sobre su aplicación para el sector público y privado
06/02/19 - Capital