*

¿Es posible parar el acoso sexual callejero?

La municipalidad de Miraflores, representada Jorge Muñoz Wells, pretende detener de una vez por todas el acoso sexual callejero.

Todos somos testigos del acoso sexual callejero, en más de una oportunidad, incluso, puede haberle pasado a alguna persona de nuestro entorno.

Siete de cada 10 mujeres sufren en el Perú de una práctica de acoso sexual en las calles "la gente debe vivir con dignidad y respetando a los demás" puntualizó Muñoz; "yo visito muchos colegios y en reiteradas oportunidades las chicas de quinto de secundaria me dicen que tenemos que hacer algo porque en las construcciones (obras) acosan con palabras y frases subidas de tono a quien pase por allí", precisó preocupado el alcalde.

Tenemos que aprender a vivir en una cultura de respeto, no es cómodo para ninguna persona recibir palabras fuera de lugar de otra persona que no conoces; "lo que nosotros queremos es que la gente tome conciencia sobre este asunto, estas cosas son muy fastidiosas para algunas personas, tenemos que detener de alguna manera esta agresión", dijo Muñoz.

"Si a mi mujer un "faltoso" la piropea, la incómoda y la fastidia yo voy, le reclamo y mínimo se gana un "lapo", afirmó Butters de manera contundente; y es que parece que la cultura del ’piropeador’ es esa, se cree con derecho a decirle cualquier palabra fuera de lugar a una mujer sin interesarle nada.

"El acoso sexual siempre es una falta de respeto disfrazada, siempre se argumenta que se dicen cosas bonitas y que no tiene nada de malo, lamentablemente al común de la gente no le gusta que le digan nada en la calle", añadió Muñoz.

Uno de los oyentes comentó -no sabemos si lo hizo en tono de broma o si era verdad- que a él una mujer alguna vez le "metió" la mano y que le había gustado, argumentó que no se iba a quejar por ese motivo; pero cuando Phillip le dijo si le gustaría que a su hermana o a su mamá le "metan" la mano no supo qué decir.

Otro, muy gracioso él, habló de "libre albedrío" y de la libertad de expresión consagrada en los derechos sexuales del congreso de sexología de Pekín en el 2002; este oyente afirmó que él puede  decirle a una dama lo que el crea conveniente; quedó claro con su participación que es uno de los típicos acosadores que pululan el país, precisó que un piropo es un halago o un elogio a una mujer.

Phillip le dijo que con su "libre albedrío y su congreso de Pekín" igual se mete en un problema con él (se gana un lapo).

Otro oyente, muy consternado, contó un hecho reprobable desde dónde lo veamos. El oyente comentó que iba en la calle con su mujer y sus dos hijos, él iba con su niño de 7 años de la mano y 5 metros más adelante su esposa con su bebe recién nacida, esto fue aprovechado por un "acosador" que no se percató que la dama no venía sola y que él estaba unos metros más atrás, "fue tan faltoso lo que le dijo que no dudé en meterle un ‘cachetadón’ Phillip", precisó indignado.

Luego añadió: "No hay derecho Phillip, esto tiene que parar, tiene al apoyo del 99% de personas", reafirmó.

Todos en la cabina estuvimos de acuerdo en que este sujeto recibió su merecido, decirle algo a una mujer que no conoces es acoso sexual y punto. (Kike Bravo)