*

Escucha ahora
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Padres: ¿sabes qué es el desaprendizaje de verano y cómo afecta a los niños?

Aunque no lo sepas, las vacaciones de verano pueden ocasionar que los niños olviden lo aprendido en el colegio.

Un especialista nos brinda 5 recomendaciones para que fortalezcan sus conocimientos sin sacrificar la diversión ni los viajes.

Lo único que los niños desean para sus vacaciones de verano es diversión; sin embargo, no realizar ningún repaso puede provocar que olviden lo aprendido en el colegio, especialmente en matemáticas y letras. Esta situación es conocida como “desaprendizaje de verano” o desfase académico, como lo denomina la universidad Johns Hopkins.

“Al volver a clases, las diferencias entre los alumnos que repasan en verano y los que no lo hacen son notables y, además, se mantienen durante todo el año. La diferencia es mayor en matemáticas, porque se trata de una materia que no está relacionada con el entorno del niño fuera de la escuela”, explica Javier Arroyo, cofundador del método online de aprendizaje de matemáticas Smartick.

 Sin actividad intelectual, el cerebro se entumece como si fuera un músculo. Es por ello que los niños deben “estirar” su cerebro para que al llegar a marzo estén tan en forma como cuando se fueron en diciembre del colegio. Para lograrlo, el especialista nos comparte 5 recomendaciones:

 

  1. Organiza rutinas diarias que ayuden al niño a repasar, tanto matemáticas como los cursos de letras. Es necesario fijar una hora específica para el repaso y recompensar el hábito de estudio siempre que sea posible.
  2. El mejor momento para estudiar es durante la mañana, después de desayunar. Se recomienda centrar el repaso en áreas fundamentales, sin recurrir a los mismos libros que se han utilizado en el colegio, para no aburrirlos.
  3. Fomenta las manualidades o la práctica de un instrumento musical en vacaciones, pues esto contribuye a fijar la atención, mejorar la psicomotricidad fina, la inteligencia visual y espacial, y a desarrollar su creatividad. 
  4. Realiza viajes o excursiones familiares e involucra a los niños pidiéndoles que busquen información sobre el lugar a visitar. Al final de cada actividad, ellos pueden elaborar un texto sobre lo vivido, lo que ayudará a enriquecer su vocabulario y practicar su ortografía.
  5. Apoya el repaso en verano con la tecnología. Gracias a Internet, los niños pueden acceder a métodos de aprendizaje online, como Smartick, que permite reforzar la concentración, agilidad y sus conocimientos de matemáticas, con sesiones de ejercicios a su medida de solo 15 minutos diarios. Al desarrollar las sesiones en línea, no importará si están de viaje o se encuentran en la playa.

TE SUGERIMOS LEER