*

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

¿Has intentado alguna vez hacerte cosquillas tú mismo y no sientes nadas? Aquí una explicación que resolverá tus dudas.
¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

Cuando alguien se acerca a ti y te hace cosquillas rompes en carcajadas, pero cuando intentas hacerlo tú mismo no sientes nada. ¿Sabes por qué? ¿Por qué no nos reímos al intentar hacernos cosquillas a nosotros mismos?

Esta pregunta fue resuelta hace unos años Sarah-Jayne Blakemore y sus colegas del Instituto de Neurología del University College de Londres, según una publicación en la revista NeuroReport. Para saber los motivos, los especialistas tomaron la decisión de estudiar con un escáner el cerebro de 16 personas mientras trataban intentaban hacerse cosquillas a sí mismas en las palmas de las manos. Luego repitieron este procedimiento haciendo que otras personas les hicieran cosquillas.

Realizado el experimento, comprobaron que las áreas que responden al tacto y al placer se activaron mucho menos cuando se las hacía uno mismo. De esta manera, concluyeron que la estimulación táctil auto-generada se atenúa porque internamente el sistema sensorial predice las sensaciones que van a producirnos nuestros movimientos en el mismo momento en que el sistema motor da la orden de ejecutarlos. Y si no hay sorpresa, según los especialistas, tampoco hay cosquillas.